Lloviendo en Bogotá... Clima bipolar