Afortunadamente nos dejaron refugiarnos en este estacionamiento y salvar el carro, vaya despedida de mazatlan