Y este es el Barbie-Bugi real. El problema es que, por su color, se pierde entre los demás coches (ajá).