El que logró que pagues porque unos pecesitos te coman los pies es un genio. Bienvenidos al mundo bizarro: