En la sala VIP de Avianca veo a alguien chorriando suero costeño sobre su iPad. Es como chupar mamoncillo en BMW