Estamos a la mitad de la semana laboral ¿No nos merecemos parar y desayunar en un sitio agradable, en una terraza?