¿Cuál es el límite del ridículo para un periodista deportivo?