Armar tu oficina en el balcón es todo risas y diversión, hasta que tenés que volver a meter todo nuevamente