Aristide en el discurso a su llegada a Haití