Nicolás Almagro con su entrenador, esperando que termine el partido de Chela y Montañés.