Los chinos se adaptan a todo, incluso a tu operador de móvil