Libreros de Tablaroca, no quedaron mal después de todo