Cuidado sensibleros: David Lee juega con este boquete en el brazo