John: En realidad no importa dónde está el cielo o dónde estas tu, si levantas la mano y cierras un ojo, nunca es más grande que tu pulgar.