Cenando en el museo Evita; mi acompañamiento al duelo peronista