Y pensar que ayer comi con ella...