Béjar: silencio, descanso, gastronomía y temperaturas suaves. Mucho mejor que la Feria de Málaga.