El mejor sandwich de mi vida: queso de cabra, aceitunas en un baguette