La barra del costalero, breve pero magnifica