La persona más grosa del mundo, mi abu