Guitarra y pedales, mis tesoros más preciados