Así se ve chilpancingo en un día de febrero demente (ya no es febrero loco jajaja)